Pages

Análisis Operation Flashpoint: Red River


Operation Flashpoint es a los juegos de guerra lo que Forza o Gran Turismo son a los de conducción, es decir, realismo puro y duro. Empezamos este análisis con esta contundencia para que desde el principio todos sepáis que no estamos ante un Call of Duty o un Medal of Honor, si no que el realismo que impregna a los diferentes juegos de la saga, alcanzan las mayores cotas en la última de sus entregas.

Operation Flashpoint es una serie de juegos en primera persona en que hace uso de tácticas militares para dar ordenes a nuestros compañeros y en el que un solo tiro, puede acabar con nuestra vida. Publicado por Codemasters y con tres entregas en su haber (Operation Flashpoint: Cold War Crisis, Operation Flashpoint: Dragon Rising y Operation Flashpoint: Red River) en las que al igual que series como ARMA de Pc, hacen del realismo su nota predominante, lo que conlleva que sin ser los preferidos del gran público, tengan una gran cantidad de aficionados.

Lejos de escenarios espectaculares y acción trepidante que rozan lo ficticio, el título te traslada a la verdadera guerra donde sobrevivir será nuestra principal misión y en el que será de vital importancia saber mandar a nuestros compañeros y sobre todo prepararnos para andar, andar mucho, ya que el juego hace gala de entornos abiertos por lo que habrá mil maneras de plantear las misiones.

Año 2013, en plena Asia Central, situados en Tayikistán. Un levantamiento intrigante hace temer por la soberanía del país y los modos en que esto puede afectar a sus vecinos: Afganistán, China y Uzbekistán. De un modo u otro, los actos terroristas del país afectan a los intereses de EE.UU. y de China, pero cada uno persigue unos intereses distintos. El ejército norteamericano pretende estabilizar la zona después de todo el despliegue efectuado en Afganistán, pero al igual que en dicho país, los insurgentes intentan desestabilizar la zona con su guerra de guerrillas. En este teatro de operaciones, la gran mayoría del juego donde se sucede la acción es en la zona del río Vakhsh, conocido como “Río Rojo”, y que da nombre al juego. Aquí deberemos escoltar convoyes, controlar poblaciones, eliminar campamentos enemigos y un sin fin de operaciones todas con la nota predominante de estar basadas en la realidad, lo que conlleva, como decíamos antes, andar y recorrer grandes extensiones de terreno.

Entrando a analizar el juego, comenzaremos con su punto fuerte y al mismo tiempo el que más en cuenta hay que tener para enfrentarse a este juego: su jugabilidad.

La jugabilidad de Red River, al igual que lo fue en Dragon Rising, está totalmente alejada de los demás shotter bélicos del mercado. Para adentrarse en este juego hay que prepararse a fondo y adaptarse a sus especiales condiciones. Aquí no vale ir de Rambo(duraremos un segundo) hay que mirar antes de avanzar y a ser posible hacer que nuestros compañeros nos cubran mientras avanzamos. De acuerdo, esto se hace en todos los juegos, pero aquí la diferencia está que en su nivel más sencillo, un tiro en la cabeza nos mata, en el cuerpo nos desangra, los enemigos no están marcados a simple vista con ningún símbolo sobre su cabeza, por lo que hay que verlos a "ojo", a lo que hay que sumarle que la mayoría de las veces ellos te verán mucho antes que tu a ellos. Esta jugabilidad puede desesperar si la unimos a el inmenso terreno de juego, lo que nos supondrá durante muchos minutos andar sin pegar ni un solo tiro. Vamos realismo 100%. Su jugabilidad se basa también en la posibilidad (y obligación) de dar ordenes a nuestros tres compañeros. Las opciones son muchas. Fuego de cobertura, flanquear por los lados, avanzar, mantener posición, asegurar edificio, y una decena más de ordenes que deberán ser usadas si queremos terminar con éxito la misión. Para ello usaremos un solo botón con el que se abrirá un menú (sin pausa de juego) en el que tendremos todas las opciones. En principio será lioso por la cantidad de opciones, pero en cuanto lo usemos veremos que son muy accesibles e intuitivas. Nuestros compañeros tendrán distintos roles, como granadero, francotirador y fusilero, por lo que un ejemplo de actuación puede ser el cubrir una posición como un pueblo, para lo que ubicaremos al franco en lo alto de un edificio, mientras mandamos al granadero a situarse en la parte trasera del pueblo por si entran por allí y nosotros junto con el fusilero, nos movemos de un punto a otro según vayan apareciendo los enemigos. Es un solo ejemplo, pensad vosotros mismos en las posibilidades.


Graficamente el juego cumple con creces, teniendo en cuenta la amplitud del escenario, en el cual podremos ir donde queramos en cualquier momento sin pausas ni ralentizaciones. Los escenarios podrían haber sido más definidos, trabajo que si se ha hecho en la recreación de los soldados. Estos se mueven como si fueran actores reales y cuando vamos con varios pelotones juntos, nos hace sentirnos en medio de una ataque real. Por lo tanto, graficamente el juego no es comparable con Call of Duty, Crysis y demás juegos actuales, pero es que tampoco lo necesita, su punto fuerte se basa en el realismo, y para ello con la calidad gráfica que tiene, se basta y se sobra. Para dar un toque de espectacularidad a los combates, han puesto un poco de color en las balas, que dan la sensación de trazadoras, haciendo un poco más sencillo el localizar de donde viene los tiros.

El sonido es otro de los puntos fuertes del juego. El realismo de las armas y su sonido es genial, al igual que explosiones y demás momentos bélicos. El juego viene con las voces en ingles, y esto aunque supone el que estemos continuamente leyendo (sobre todo por algún sargento de color que desayuna lengua), le da un toque de realismo genial, ya que durante toda la acción estaremos escuchando los avisos por radio y las conversaciones entre soldados y todas ellas como si fueran autenticas. El juego viene con subtítulos al castellano. Por último para terminar este apartado, la música es casi toda orquestal y épica, salvo cuando viajamos en algún vehículo y los compañeros ponen música cañera para inspirarse. Raya a un muy buen nivel todo el apartado.

Operation Flashpoint: Red River, es un juego especial, al igual que lo fue su antecesor y al igual que aquel, difícil (aunque en el nivel normal han rebajado la dificultad ya que el anterior era imposible). El dar ordenes a los compañeros está genial, aunque por desgracia en más de una ocasión, harán oídos sordos de nuestras ordenes y nos sacarán de quicio. ¿Solución? si, lo mejor del juego, Cooperativo a cuatro jugadores.

Y es que este juego necesitaría de un análisis doble, por un lado el juego tal cual, con la IA en los compañeros, y por otro el del cooperativo, con tres amigos formando el escuadrón Alpha con nosotros. Olvidar todo lo dicho con anterioridad y prepararos para uno de los mejores coop que hemos disfrutado ultimamente.




Y es que el juego está practicamente creado para tal fin, el jugar con amigos. Aquí se acabaron el dar ordenes imprecisas y que no respondan como queremos, aquí usaremos la voz para avisar a nuestro equipo/amigos y el juego subirá un peldaño más en su realismo. Como decimos el juego está creado para este fin, ya que es escaso en modos y los pocos que tiene nos dan la posibilidad todos de jugar cooperativo. Empezando por la campaña, en la que en cualquier momento se podrán unir o unirnos nosotros a una y siguiendo por el segundo modo de juego que viene bajo el nombre de Combates de Escuadra.

En Combates de Escuadra tendremos varias misiones para realizar con amigos como escoltar un convoy, rescatar a unos pilotos abatidos, defender una posición o eliminar a las fuerzas enemigas. La dificultad de este modo sube notablemente con respecto al de la campaña, ya que se supone que nuestros aliados responderán mejor que la IA del juego.

Insistimos, este juego tiene su punto fuerte en esta posibilidad de jugar cooperativo, y es la mejor opción del mercado para quien quiera sentirse en una guerra real junto a sus amigos.

Siguiendo con los modos, este juego prescinde de multijugador al uso, de esos de 12 contra 12 y muerte por equipos. Su multijugador único es el dicho modo de Combates de Escuadra. Junto a Campaña, Combates de Escuadra y Unirse a partida, tenemos Ajustar Clase, modo este que nos da la posibilidad de ajustar nuestro personaje en distintos parámetros como armas principales, secundarias, apoyo y distintas equipaciones que nos hagan más fácil los combates. Aquí iremos desbloqueando opciones a medida que ascendamos de nivel.

Y hasta aquí el análisis, corto como los modos del juego en si, pero profundo. Ahora veremos los pros y los contras de este juego y si es interesante y para quien su adquisición.

Red River es realismo puro y duro. Con todo lo bueno y lo malo que conlleva. Es decir, andar mucho, un tiro nos matan, no saber de donde viene los disparos, etc... pero aquí no nos quedaremos atascados en un nivel durante mucho tiempo, ya que es tan sencillo como cambiar de estrategia y continuar jugando. Es totalmente lo contrario a Black Ops, tanto en estética como en jugabilidad, pero no por ello es peor, si no que es DISTINTO. Cierto es que jugando con la IA en vez de con amigos, estos a veces van a su rollo y no nos apoyan, y no menos cierto es que a veces su dificultad se eleva demasiado. Pero buscar tres amigos que lo tengan y preparaos a disfrutar de una guerra real en vuestro salón de casa. Aquí no encontraremos misiones espectaculares, con acción a raudales, si no que serán como las que vemos en los documentales o en programas de Irak o Afganistan. Realismo señores, esa es la palabra.

Nota: 8 El juego os llenará si sabéis con que os vais a enfrentar. Quien busque un COD, le parecerá una puntuación exagerada y sin embargo quien jugara a ARMA de Pc o le guste más el estilo Battlefield, encontrará un juego que le llenará con creces. La puntuación viene dada dentro de lo que es, un shotter bélico realista el cual está hecho para jugarlo con tres amigos. Si lo jugáis así, os mantendrá enganchados una buena temporada.


Gráficos: 7 No son nada del otro mundo pero cumplen. Están muy bien la recreación de los soldados y por contra flojea en los entornos.

Sonido: 8 Música orquestal épica que le viene como anillo al dedo. Voces en Ingles y subtítulos en castellano. Inconvenientes, que hay mucho que leer, y a favor, el realismo que impregna al título oír la radio con unas voces geniales.

Jugabilidad: 9 Siempre teniendo en cuenta a que nos enfrentamos, realismo bélico. La jugabilidad está adaptada a este tipo de juegos estratégicos en los que damos ordenes a nuestros compañeros. El menú de acciones está muy bien, pero por contra las respuestas de la IA a veces deja que desear. El control del personaje es intuitivo y responde bien y las misiones son entretenidas y sobre todo muy reales.

Multijugador: 6 Escaso. Se hecha en falta un modo multijugador masivo, aunque es cierto que adaptarlo a un mapa tan grande sería complicado. El cooperativo le viene perfecto y el juego gana enteros jugándose de este modo. El modo de escuadra amplia una duración larga de campaña, toda ella pudiendo ser disfrutada con amigos, ya sean uno, dos o tres.


Real, real, real.....la palabra más repetida en este análisis es esta, y es que esto sirve para deciros que no os esperéis un Battlefield, Medal of Honor, Call of Duty o Homefront. Esto es distinto y para ello tendrá un público distinto. No por ello es un mal juego, pero no gustará a la mayoría de los mortales. Pero eso si, si no recomendamos este juego para quién se espere una ensalada de tiros y botiquines a tutiplén, hacemos totalmente lo contrario a quién tenga la posibilidad de disfrutarlo con tres amigos. En ese momento el juego cambia radicalmente y nos pone en las manos una experiencia como pocas veces hemos vivido en consola. Por que si la guerra es real, Operation Flashpoint: Red River es la guerra.


Operation Falshpoint: Red River ya está disponible para Xbox 360, PS3 y Pc a un precio recomendado de 59´95 euros y una calificación PEGI 18. El juego viene con subtítulos y menús en castellano.







Thanatos

ultimapantalla / videojuegos / tecnologia / ocio / cine / ilustración / animación / desde 2006.

Publicar un comentario