Pages

Análisis Shadows of the Damned



Shadow of the Damned es... raro, parece el summun de tres de los mejores personajes del mundo de los videojuegos y parece el juego que siempre quisieron hacer, sin temer a las criticas ni las malas ventas. Vamos que parece como si Geroge Romero, Spilberg y Enio Morricone se juntaran para hacer en una película lo que les diera la real gana, metiendo en ella todo lo que se les pasa por la cabeza sin pensar si casa o no.

Suda 51 (No More Heroes), Shinji Mikami (Resident EVIL) y Akira Yamaoka (Director de sonido de Silent Hill) son las tres cabezas pensantes que hay tras Shadows of the Damned y son junto con Grasshopper Manufactured, los creadores de este Thriller de acción en el que encarnamos a Garcia Hotspur, un experto en aniquilar demonios que intenta rescatar a su amada de las garras del mismísimo diablo. Para ello nos metemos de lleno en lo que parece una película de serie B pura y dura, empezando por su espectacular presentación y terminando por sus títulos de crédito. Para su realización tanto Suda 51 como el señor Mikami y el señor Yamaoka se han nutrido de sus más oscuras fantasías y han metido en él todo lo que la imaginacion de estos tres grandes productores se le ha ido ocurriendo.

El juego es un guiño constante a sus anteriores obras, desde la música que nos traerá recuerdos de un celebre pueblo, hasta más de un enemigo, como ver una imitacion de el cabeza de pirámide de Silent hill, pasando por comentarios y cliches de varios de sus juegos.

El juego hace gala de un humor fuera de lo normal, y también se ve que los creadores han plasmado básicamente todo lo que se les a ido pasando por la cabeza, sin temor a criticas. Esta fantasía desbordante os la mostramos con varios ejemplos, pocos en comparación con los que contiene el juego completo, pero que servirán para que os hagáis una idea de la "ida de olla" de estos tres geniales personajes: Unos inusuales demonios que huyen ante nuestra presencia no sin antes dejar una "cagada" con fuego para marcarnos un punto de guardado, los bebes cierra puertas que nos piden cosas como ¿fresas o cerebros? para abrir sus puertas, pelos púbicos (si habéis leído bien) que a modo de enredadera nos cierran el paso a puertas, bebidas alcohólicas a modo de botiquines, Demonios/tienda que a cambio de gemas nos vomitan lo que compramos, sushis antorchas que nos alumbran el camino e incluso cabezas de cabra a modo de candelabros que nos salvan de la oscuridad, por que como dice nuestro compañero calavérico de aventuras,"todo el mundo sabe que las cabras son luminosas".


La historia tiene cierto parecido a Dante, ya que el protagonista deberá bajar a los infiernos en busca de su amada, salvo que estos infiernos poco tiene de los que se encontró Dante en sus aventuras. Por lo tanto, Garcia busca desesperadamente a Paula, entre muertos, espíritus y demás monstruos del inframundo. Para ello cuenta con la inestimable ayuda de una calavera parlanchina, la cual se convierte en varias armas y que podremos ir mejorando al incrustarle piedras preciosas que encontramos y coleccionamos. Dicho compañero nos será muy útil como guia del inframundo ya que ha pasado una buena temporada en el. Tanto el como nuestro protagonista se transforman en un dúo cómico de los más gracioso y que nos sacarán más de una carcajada durante la aventura. Y es que el humor es el punto fuerte de todo el juego, más allá de la sensación de terror o miedo que intentan dar en algún momento y que parece más que premeditado por parte de sus creadores a modo de un Scary Move de los videojuegos.

Graficamente el juego es bastante mediocre por momentos, razón que nos da más aún a pensar que el juego lo han creado sin importarles las críticas y que sus destinatarios son más los jugadores hardcore y sus clubs de fans que cualquiera que busque el juego del años con los gráficos de ultimisima generación. El personaje se ve bastante grande, quizás por momentos demasiado, restando visibilidad, y los escenarios son variados y llenos de elementos gores y sangrientos. Nada en él está por encima de la media de los juegos actuales, ni el fuego, ni los líquidos, ni las explosiones, nada resalta, pero tampoco lo buscan, ya que su jugabilidad es motivo más que de sobra para darle una oportunidad al título.


Y es que la jugabilidad del título es sencilla e intuitiva, siendo muy sencillo manejar al protagonista en cualquiera de las distintas fases que nos encontramos. Por que parte de esta jugabilidad se basa en su variedad de zonas y de acciones que tendremos que realizar, desde plataformas hasta conducción. También influye la gran variedad de escenarios que recorremos, que aún estando todos ubicados en el infierno, son de lo más variados (y cachondos). Quizás este sea el punto fuerte del juego junto con su diseño (que no los gráficos) y que hará que sin ser nada del otro mundo, nos veamos enganchados a el irremediablemente ya sea por avanzar en la historia, o como nos paso a nosotros, por ver que era lo siguiente con que nos sorprenderían estos tres genios. Parte de esta jugabilidad se hace fuerte en el uso de la oscuridad y de la luz. La oscuridad tendrá vida propia e intentará rodearnos y meternos en ella, momento en el que nuestro personaje deberá buscar fuentes de luz que vuelvan a iluminar la zona y hagan más vulnerables a los demonios que nos atacan. Nuestras armas constan también de un disparo de luz que eliminará la protección de oscuridad de algunos enemigos y les dejará vulnerables a los disparos normales. El juego nos pondrá aprueba constantemente con pequeños puzzles entre oscuridad y luz e incluso nos premiará por investigar las zonas más oscuras por lasque no sea necesario avanzar. También hemos descubierto que en varios momentos, tendremos distintos caminos que tomar, no volviendo a darnos la posibilidad de comprobar el que no hubiéramos elegido, por lo que le suponemos una buena rejugabilidad al juego.

El sonido es sencillamente sublime. Que menos se puede esperar si detrás esta la mano de uno de los compositores de música para videojuegos más galardonado. Creador de la BSO de Silent Hill, Akira Yamaoka construye en Shadows of the Damned una composición de música y sonidos geniales que nos meten en todo momento en situación e incluso por momentos nos llegan a estremecer. Quizás no casan demasiado con el espíritu del juego, más burlón y humoristico, y llevan más la linea de los mencionados Silent Hill, pero igualmente son un placer parta los oídos.

Las voces del juego vienen en Ingles con subtítulos al castellano, lo que servirá para que nos enteremos de la historia pero ocasionará que el que no entienda la lengua de Shakespeare se pierda algún comentario de nuestro compañero calavérico mientras estamos en pleno combate. Se hubiera agradecido un buen doblaje.


Por lo que a modos de juego se refiere, Shadows of the Damned anda bastante corto, aunque cuenta con alguna originalidad. El juego no cuenta con modos multijugador ni online ni offline y mucho menos con cooperativo. Tan solo cuenta con la historia principal y con una Johnsonpedia, que similar a la Wikipedia que todos conocemos, nos descubre las peculiaridades del mundo demoniaco así como el comportamiento de la oscuridad, los demonios oscuros y otros aspectos importantes de estas tierras. Y aquí acaban los modos.

La duración del juego no es excesiva, es más, puede quedarse corto para los más experimentados. Entre 6 y 8 horas según lo buenos que seamos, aunque podemos asegurar que se os harán mucho menos entre las risas y la ensalada de tiros que nos esperan.

Su dificultad no es demasiado alta, e incluso en el modo difícil no supondrá un calvario para los que estén acostumbrados a este tipo de juegos, para todos los demás, nuestra recomendación será el jugarlo en normal, que sin ser excesivamente sencillo, nos propondrá un buen puñado de retos.

Nuestra nota para esta estrambótico juego es de :

NOTA: 8

Puede parecer mucha nota para un juego que lo más probable es que pase muy desapercibido, pero es que entretiene como pocos y es un pudding de escenas y situaciones de lo más subrrealistas. Sus creadores han metido en el todo lo que no pudieron o no se atrevieron en sus anteriores juegos, y esta vez , quizás respaldados por sus compañeros, quizás por que les da igual el resultado que tenga ante los medios, han creado un juego que es una locura. Falla en bastantes cosas, sobre todo en sus gráficos e incluso que no cuenta con multijugador, pero es que su intención no parece que fuera el crear un juego rompedor, si no reírse de ellos mismos y de sus juegos y crear una obra que perdure en el tiempo entre los más "frikis" de este mundillo de los videojuegos. A nosotros nos ha entretenido y mucho, y nos ha hecho soltar un montón de carcajadas con sus escenas extrañas y sus conversaciones subrrealistas. Debemos reconocer que por momentos nos oíamos decir a nosotros mismos..."vale ya está bien, este juego no tiene nada".... pero en ningún momento soltábamos el mando y seguíamos a ver con que demonio más raro que el anterior nos sorprendían esta vez.

Os invitamos a que lo probéis, incluso a que lo alquileis para aseguraros si os va o no, pero igualmente os recomendamos que entréis a él sin esperaros un autentico juegazo y dispuestos a ver cosas que os harán pensar si sus creadores están en los cabales. Shadows of the Damned es como la película más rara que podamos encontrar de Tarantino, muchos las odian, pero no se pueden negar que tiene algo especial que las hace perdurar en el tiempo. Bueno pues salvando las distancias, este juego se asemeja a esas películas, y muchos lo odiarán, pero aunque pasen los años siempre habrá alguien que lo coja, lo juegue y diga....¿A quién demonios se le ha ocurrido esto?.




Y os dejamos un vídeo realizado por Akihabarablues y que define muy bien el juego.

Thanatos

ultimapantalla / videojuegos / tecnologia / ocio / cine / ilustración / animación / desde 2006.

Publicar un comentario