Pages

Análisis de Max Payne 3

En la historia de los videojuegos, ha habido mucho antihéroes. Por antihéroe entendemos al típico personaje que para lograr su fin es capaz de cualquier cosa y se salta a la torera las normas establecidas. Estos suelen tener toda clase de vicios, no les importa ensuciarse las manos y su aseo personal suele dejar bastante que desear. Todos recordamos al Sam Fisher de las últimas entregas, a Travis Touchdown de No More Heroes, Jack Cayman de MadWorld o al personaje principal del juego por el que estamos aquí, Max Payne.

Comparar a Max Payne con, por ejemplo, James Bond, daría para una entrega por fascículos ya que sus diferencias son abismales en toda su saga, pero si nos centramos en el Max de su última entrega, estas diferencias se antojan insuperables. Y es que el Max Payne de su regreso a las consolas es alcohólico, malhablado y bastante guarrete en su higiene, pero nos ha dejado uno de los juegos más espectaculares y entretenidos que recordamos en mucho tiempo y ha metido de lleno a a serie de Rockstar entre las favoritas de los jugadores actuales, muchos de ellos sin ni siquiera haber disfrutado de los juegos anteriores. 

Y es que Max Payne llevaba mucho tiempo sin saltar a la palestra, casi 10 años para ser exactos. Sus comienzos datan del año 2001 cuando de la mano de Remedy Entertainment, escrito por Sam Lake y producido por 3D Realms apareció para Xbox y PlayStation 2 entre otras plataformas. Tras el llego Max Payne 2: The Fall of Max Payne en el 2003 y ahora su tercera entrega en este 2012. 

Durante esta tres entregas Max a degenerado por culpa del alcohol y los analgésicos en los que se ha visto inmerso para olvidar la muerte de su familia. Max paso de ser un buen detective, con una hermosa mujer, con un bebe recién nacido, un trabajo estable y una casa en New Jersey a un ángel exterminador en busca de venganza y, una vez conseguida, sediento de acción y violencia.


Y en esa situación nos encontramos en Max Payne 3, con un Max bastante envejecido recordando viejas "aventuras" de su época en New Jersey y viendose metido de lleno en una vorágine de violencia, engaño y traición en un país desconocido y ultra violento como Brasil. Atormentado por los recuerdos de su traumático pasado, Max inicia una nueva vida trabajando de seguridad privada, protegiendo a un rico empresario y su familia en Sao Paulo. Pero lo que se antojaba una continua fiesta de mujeres y alcohol, se convierte en una guerra cuando las bandas fijan su objetivo en la familia a la cual protege, viéndose obligado a luchar para salvar a sus clientes, limpiar su nombre, salvar su propia vida y finalmente volver a convertirse en el vengador que fue en el pasado. 

Así, sin Remedy implicada en el juego, Rockstar da carta blanca a sus estudios internos para volver a poner a Max Payne en el candelero, sin olvidar la esencia de sus juegos anteriores y así no faltar al respeto a la legión de seguidores con que cuenta la saga. Para ello se han mantenido todas las bases que hicieron grande a los juegos originales como el tiempo bala, los analgésicos y la acción sin límites, pero con la tecnología más actual incorporando los últimos avances de Natural Motion en las físicas y una nueva interacción del Rockstar Advanced Game Engine. El resultado es una jugabilidad muy refinada, acorde con los juegos anteriores, a la que se le suma una amplia variedad de armamento real, un sistema de cobertura inteligente y sofisticadas mecánicas del Tiempo Bala para para crear una experiencia de acción cinematográfica como pocas veces hemos visto.


Por lo tanto lo primero que debemos decir, como fans de la saga que somos, es que el juego mantiene la esencia que hizo grande a la saga adaptandola a la actual generación de jugadores con un multijugador muy adictivo y con unos gráficos casi insuperables. Max Payne regresa y lo hace por la puerta grande. 

Luego nos centraremos en el multijugador, para el que necesitaremos bastantes lineas, pero ahora ahora lo más importante es explicaros la sensación que nos ha dejado gráficamente Max Payne 3. Lo diremos con pocas palabras y parafraseando a un torero-cantante: IM-PRESIONANTE. Pocas veces nos detenemos en un juego, y este es de los que por su acción continua deja poco tiempo para detenerte en observar el mapeado, pero es que es tan increíble el nivel gráfico que ha conseguido Rockstar que cada dos por tres dábamos a la pausa para disfrutar de este apartado. Una buena muestra de ello es la tercera o cuarta fase, en la que nos movemos por el puerto mientras cae una constante lluvia. Ver como circula el agua por las paredes, como forman charcos y como nos humedece la ropa merece el pausar la acción aunque sea un par de minutos. Pero esta calidad gráfica no es "falsa", es decir, que todo se puede romper y cada cosa cuenta con su física propia y se destruye como lo haría en la vida real. Un balón se pincha, un urinario se fractura, los cristales se hacen añicos, las bombillas se funden, las paredes se resquebrajan... nos quedamos sin palabras. 

Pero la física de impactos no se relaciona tan solo con los objetos, ya que si el propio Max se choca con algún objeto mientras "vuela" en tiempo bala, este se frenará y golpeará de forma fidedigna. Esto también se ve reflejado en los disparos a los enemigos, los cuales sufrirán el impacto de la bala diferenciando la zona donde lo han recibido. Esto, si le sumamos la posibilidad de rematar a traición y de forma repetida los cuerpos, da como resultado escenas espectaculares y muy cinematográficas.


Para que nos sintamos en medio de una película, Rockstar ha enlazado un montón de cinemáticas todas ellas creadas con el propio motor de juego y tan adaptadas al propio juego que en alguna que otra ocasión nos quedaremos parados esperando que continúe el vídeo sin darnos cuenta que ya tenemos el control de Max. Muchos criticarán que los vídeos sean largos, pero en un juego que es lo más parecido a una película de John Woo que existe, estos vídeos son más que necesarios. 

En cuanto a la jugabilidad del título, la suma de la herencia de la saga con las multitud de novedades le corona al juego con una jugabilidad a prueba de bombas. Punto principal de esta jugabilidad es el tan nombrado Tiempo Bala. El uso de este espectacular movimiento es casi obligatorio para llevar a buen puerto el enfrentamiento con más de un enemigo a la vez, pudiendo usar mediante un salto o en movimiento normal. También disponemos de varios momentos únicos en los que, estando a punto de morir, se activa el Tiempo Bala y tendremos una única oportunidad de derribar al enemigo que nos ha disparado, y si lo realizamos con éxito, no moriremos. Para ello tendremos que disponer de analgésicos que nos alarguen la barra de vida y nos den esa segunda oportunidad. El uso de este método de curación a la vieja usanza (botiquines) hace que los fatídicos combates se conviertan en máxima tensión, sabiendo que no se nos regenera la vida tan solo con estár parados un rato, método que últimamente usan casi todos los juegos y que resta bastante realismo.


Por lo que respecta a la jugabilidad de Max, todo él reacciona tal como lo haría un personaje de carne y hueso. Es decir, que si llevamos un arma larga y agarramos la pistola, lo haremos manteniendo la escopeta o metralleta en la otra mano, y si empuñamos dos pistolas, a lo más típicamente Max Payne, automaticamente el personaje soltara el arma grande. Esto sigue la línea de dotar al juego del realismo que comentamos con anterioridad, ya que no tendremos "mochilas sin fondo" para cargar todo lo que queramos y será de vital importancia ir cambiando de armas a medida que nos vayamos quedando sin munición. 

La variedad del juego es otra de las notas positivas, ya que desde Rockstar han incluido momentos de acción sobre raíles, muy a la moda de Gears of War o Call of Duty. Esto unido a la gran variedad de ambientaciones y sobre todo a la gran arena de juego que supone las favelas de Sao Paulo hacen que el juego no aburra en ningún momento y nos mantenga enganchados a su historia como si de una gran película de acción se tratara. 

Por cierto, no podemos dejar de comentaros algo que a nosotros nos resulta todo un acierto y que hace que la jugabilidad del juego incluso mejore más, hablamos de los checkpoint, que no es que sea nada nuevo obviamente, pero que son de los mejor colocados que recordamos, dejandonos siempre antes de algún enfrentamiento complicado, por lo que no nos costará (y lo haremos muchas veces) el repetir una y otra vez una situación hasta que la superemos.


Hablemos ahora de uno de los puntos más conflictivos de cualquier título de Rockstar, el sonido. Por lo que respecta a la recreación de las armas y demás sonidos del juego, todo va como debe y mantiene un gran nivel. Lo mismo pasa con la Banda Sonora que cuenta con el grupo Health como el responsable de prácticamente todos los temas del juego. Algunos como el de la fase del aeropuerto, autenticamente sublimes. El acierto de contar con el grupo Health lo define perfectamente estas palabras de Rockstar: "HEALTH ha creado una entorno musical oscuro y envolvente que refleja perfectamente el borroso y desgastado estado mental de Max.". Estamos totalmente de acuerdo. Por cierto que podéis adquirir todos estos temas a través de iTunes. Por lo de conflictivo nos referimos al doblaje del juego, que nos llega en ingles con subtítulos. Muchos protestan, y con razón, de que a estas alturas lo mínimo que se puede pedir a una compañía es que localicen totalmente sus juegos al país en el que salen, y viendo casos como Skyrim de Bethesda ya no nos vale la excusa de que el juego cuente con muchas lineas de dialogo. Pero nos parece un mal menor cuanto menos. Es mas, sin desmerecer los doblajes españoles, nos resulta sublime oír la voz original de Max al igual que disfrutamos escuchando la voz original de Vin Diesel o The Rock en A Todo Gas 5. Os aconsejamos que veáis esa película en versión original con subtítulos y entenderéis a que nos referimos y seguramente daréis menos importancia a este tipo de cosas y lo que es mejor, empezareis a disfrutar de las películas en V.O. Por que por mucho que Ramón Langa tenga una voz envidiosa y digna de cualquier superhéroe, no es la voz de Bruce Willis original...y eso se nota. En todo caso, este es nuestro modesto punto de vista, y no la verdad verdadera. 

Los modos de juego de Max Payne son la propia campaña, que cuenta con una duración aproximada de 9 horas según el nivel de dificultad; el modo arcade que se divide en las vertientes Máxima Puntuación, Minuto de Nueva York y Minuto de Nueva York Clásico y que nos da la opción de superar la campaña individual en sus diferentes capítulos con la intención de superar nuestras propias puntuaciones y competir con nuestros amigos en rankings on-line para ver quién es el mejor asesino; y por último el multijugador, que como ya sucedía con GTA5 y con Read Dead Redeption da un giro de tuerca a la historia y da bastantes razones a los jugadores a no abandonar el juego una vez terminada su campaña. 

Los modos de este multijugador son bastante variados y cuenta con: Todos contra Todos y Bando contra Bando. Ambos son los clásicos de individual y por equipos tanta veces vistos ya. Luego están el Recogida (una variante del clásico captura la bandera), Captura (igual pero con territorios) y Mecha Corta (sabotaje de una zona).


Pero la gran novedad recae en Guerra de Bandos que, rememorando momentos de la campaña, nos enfrenta a dos bandos de ocho jugadores cada uno durante varios episodios que irán ofreciendo puntos a sus vencedores, y que irán cambiando, sin anunciarnos cual será la siguiente modalidad, en función de los resultados de las partidas hasta dar con un equipo ganador. Este modo Guerra de Bandas es todo un acierto ya que nos hará colaborar entre los jugadores del propio equipo para conseguir un fin común. Esto unido a la duración de la partida, separada en partidas cortas y en distintos modos, hará que volvamos al multijugador mucho tiempo después de haber acabado con la campaña, al igual que sucedía con Red Dead, y que durante bastante tiempo se encuentre entre los multijugadores más jugados. 

Para hacer mas entretenidos si cabe estos modos, Rockstar les ha implantado detalles como el Vendetta, en el cual podemos elegir vengarnos del rival que nos ha matado; la apuesta, que nos permite apostar dinero por algún compañero del equipo que supongamos liderará la partida; la posibilidad de crearnos nuestros propios clanes o entrar en alguno ya creado; un sistema económico que nos permita mejorar las armas así como la equipación y las ayudas; y la implantación del Tiempo Bala sin convertirse en un caos. Un multijugador tratado con mimo y creado para entretener durante mucho tiempo.

Rockstar lo ha vuelto a hacer. A creado un juegazo a la altura de la franquicia que representa, manteniendo los valores que la hicieron grande y mejorándola con suficientes novedades. En su afán de hacer un solo título al año y que este sea algo grande, las cosas nos les pueden salir mejor.


Max Payne 3 no es un juego de 10, por que el juego de 10 no creemos que exista, ya que cada jugador lo verá de una manera, pero es puro entretenimiento y nos da tanto en cantidad como en calidad los 60 euros que vale. La intensidad va en aumento durante todo el juego y tiene su máximo apogeo en las misiones finales, no decayendo la acción ni el interés en ningún momento. Como fallos le podemos achacar la dificultad de algunos momentos, pero para contrarestarlo desde Rockstar han hecho que si repetimos la misma escena unas cuantas veces nos vaya "regalando" analgésicos para ponernos las cosas un poco más fácil y que no nos quedemos ahí eternamente. Lo mismo pasa con la reacción de Max al levantarse del suelo, tarda bastante y a veces nos juega malas pasadas, pero... ¿que podemos esperar de un tío que va de drogas hasta las "trancas" y que su alcohol en sangre es bastante elevado?...¿que se levante tipo matrix? Bastante tiene con no romperse ningún hueso en cada caída. Igualmente muchos se quejan del efecto "borroso" que han implantado a la imagen, pero los fans de la saga lo vemos como un homenaje a las misiones surrealistas de los anteriores juegos...y a los más mayores nos recuerda algunos momentos de juventud en la que veíamos igual de borroso que Max bebiendo tanto o más que el. En definitiva que ahora que se han anunciado Gears Of War 4 y Halo 4 queremos un anuncio de Max Payne 4 ya!!!



Nos Gusta: 
 -Max Payne (como dijo un gran amigo, se tiene que crear una plataforma ya para pedir una película protagonizada por Bruce Willis). 
-Acción cinematográfica. 
-El Tiempo Bala. 
-Los gráficos. 
-La física. 
-La BSO. 
-El multijugador y en especial la Guerra de Bandas. 
-Los checkpoints nos ponen las cosas bastante más fáciles. 
-Las misiones en las Favelas son de lo mejor que recordamos en mucho tiempo. 
-....¿hemos dicho Max Payne? 

No Nos Gusta: 
 -A veces la dificultad se dispara. 
-Se echa en falta algún mapa multijugador que no salga en la campaña. 
-El "reuma" de Max que le impide levantarse rápido. 
-Que no hayais jugado a los anteriores 
-Que no salga Max en Halo 4 ni en Gears of War 4.

Os dejamos el tráiler de lanzamiento:



 ...y aquí tenéis la serie de vídeos de Diseño y Tecnología para saber todo respecto a Max Payne 3:



Plataforma: PlayStation 3, PC y X360 
Pvp: 59,99 € 
Desarrollador: RockStar Games 
Distribuidor: Rockstar Games 
Género: Acción, Shooter en tercera persona 
Jugadores: 1-16 (Competitivo: 2- 16) 
Idioma: Manual: Español, Textos: Español, Voces: Inglés 
Lanzamiento: 18 de mayo de 2012 
Pegi: +18

ultimapantalla net

ultimapantalla / videojuegos / tecnologia / ocio / cine / ilustración / animación / desde 2006.