Pages

Análisis Dishonored



"El honor no se gana en un día para que en un día pueda perderse. Quien en una hora puede dejar de ser honrado, es que no lo fue nunca." Esta cita del dramaturgo español Jacinto Benavente, demuestra la importancia del honor en la vida de un hombre. Es la cualidad que lleva a una persona a comportarse de acuerdo con las normas sociales y morales que se consideran apropiadas. Por contra el deshonor es la vergüenza por la pérdida de la credibilidad y el respeto y en su defecto el dejar de ser la gran persona que todos creen.

Pues la historia que os contamos a continuación va de honor y deshonor, o mejor dicho de la traducción al inglés de deshonrado: Dishonored. 

Dishonored es un juego de acción en primera persona en el que nos convertimos en un asesino sobrenatural que se ve involucrado en una organización revolucionaria en su camino para conseguir vengarse. Mientras eliminamos a nuestros enemigos recorreremos una ciudad salpicada de caminos divergentes y protegida por enemigos impredecibles. Las innumerables formas de superar los obstáculos; nuestro viaje y nuestras decisiones dejarán una marca indeleble en el país...Es la hora del deshonrado, la hora de Dishonored. 

Dunwall, capital de las islas, es el corazón del despertar industrial. Aunque antaño fuera una próspera ciudad ballenera, en tiempos recientes el caos y la confusión se han apoderado de la ciudad, para culminar con el asesinato de la querida emperatriz de Dunwall, Jessamine Kaldwin. Tras su muerte, surge un nuevo régimen que impone un estricto cumplimiento de la ley y protege partes de la ciudad de una misteriosa nueva enfermedad que amenaza con arrasar Dunwall. 


La historia de este juego de Bethesda y Arkane Studios nos pone en el papel de Corvo Attano, el legendario guardaespaldas de la emperatriz, acusado falsamente de su asesinato. En el trasfondo de una ciudad infectada por una plaga de proporciones bíblicas y cuyo gobierno opresor utiliza extrañas tecnologías, debemos limpiar nuestro honor y vengar a la Emperatriz. 

Lo primero que os llamará la atención de Dishonored es su cuidada ambientación y su parecido, tanto en estética como en el diseño de personajes y escenarios, con Half Life. La razón no es otra que este mundo original ha sido ideado por Viktor Antonov, director artístico de Half-Life 2. También os vendrá a la cabeza en más de una ocasión la saga Bioshock por lo parecido tanto de los poderes del personaje como de la mezcla ambiental de lujo y glamour, con desesperación y pobreza. Los interiores tienen ese estilo art-decó que hizo grande la obra de Irrational Games. 

Gráficamente el juego es muy bonito, tan bonito como lo fue en su momento Bioshock (al que nombraremos en varias ocasiones), pero por consiguiente menos sorprendente. A los que os enamorara la ambientación por donde se movían las Little Sister, os encantará este juego, y lo mismo sucederá con los fans de la tecnología de Half Life, se encontrarán como en casa. 


Acechar por las calles infestadas de ratas de una ciudad retrofuturista, asediada por una plaga es de lo más espectacular. Ver como el mundo está cayendo en un periodo de oscuridad en el que la mitad de la población ha muerto o está agonizando, y la otra mitad vive con miedo a un régimen opresor que gobierna con un control absoluto, nos hace meternos de lleno en su historia, y en ello, la calidad gráfica tiene mucha culpa. Los personajes tienen un estilo muy particular, lo mismo que la tecnología que rodea todo Dunwall y la vida que se ha dado a dicha ciudad. Tanto los exteriores como los interiores del juego se ven llenos de detalles y de objetos, con los que en su mayoría podemos interactuar. 

La jugabilidad de Dishonored se basa en un control preciso en primera persona mezclado con el uso del ataque con varias armas y el sigilo. Pero lo redondea con la posibilidad de usar unos poderes de lo más espectaculares. Durante casi todo el juego, no hay eventos predefinidos ni muertes programadas, por lo que las decisiones que tomamos y nuestra forma de jugar influirán en el resultado de las misiones. 

La principal novedad jugable que aporta Dishonored es el uso de las artes oscuras para sorprender y asesinar a los enemigos. Teletranspórtate desde los tejados a los alféizares para conseguir aproximaciones sigilosas, o manipular el tejido del tiempo para orquestar ejecuciones insólitas es tan sencillo como instalarlo en una rueda de habilidades y pulsar un botón. Un elaborado sistema de mejoras nos permite dominar nuevas habilidades letales y extraños artilugios que iremos encontrando durante la aventura. Por lo que respecta a las armas, podemos llevar una en cada mano, utilizando cada gatillo para su uso. La elección será nuestra para mezclar espadas con armas de fuego o cuchillos con ballestas, al igual que podemos decidir actuar con sigilo noqueando de forma no letal a los enemigos, o asesinarlos sin piedad.

Y es que el juego nos pedirá actuar de las dos maneras, tanto violentamente y sin escondernos, como usando el sigilo para no ser detectados. Igualmente si no se esconden los cuerpos lo suficientemente bien tras asfixiarlos, dejarlos dormidos con un dardo, o muertos, otros personajes pueden encontrarlos y dar la alarma. La manera con que el juego nos informa cuando un enemigo esta al tanto de nuestra situación o nos ha descubierto, es mediante los rayos rojos que aparecen sobre su cabeza y que representan que hemos sido detectados. Todos los personajes y criaturas pueden detectar al jugador, a excepción de personajes amigos, ratas, moluscos de río, lampreas y torres de vigilancia. 

Volviendo a a los poderes de nuestro personaje, estos son de distintos tipos y van desde la posibilidad de teletransportarnos a escasa distancia, ver a través de las paredes mediante la "visión oscura", crear una ventisca que afecta a nuestros enemigos, invocar a una plaga de ratas que devora a los enemigos, hasta la de "poseer" a casi todos ser vivo que se encuentre ante nosotros, ya sean ratas para movernos por lugares reducidos y acceder a zonas inaccesibles, hasta a soldados para cruzar por zonas altamente protegidas. 

Un detalle que nos ha gustado mucho de Dishonored y que suelen fallar bastante los juegos ultimamente, es la IA enemiga. Dishonored cuenta con una IA creíble y humanizada que lo convierte en un juego exigente ya que sale poco rentable exponerse en momentos donde haya varios enemigos reunidos. Es un título difícil y con su propio ritmo de juego, no acelerado como el de los shooters actuales y que nos trae recuerdos de juegos pasados como el gran Thief o Deus Ex. 


El juego hace gala de un toque bastante rolero en su planteamiento con distintas opciones de conversación y mucha mejora de personaje. Corvo tendrá que desarrollarse, aprender y tomar decisiones de aprendizaje que siempre estarán en nuestras manos, como por ejemplo encontrar las Runas para mejorar y comprar nuestros poderes o conseguir y recolectar los Amuletos de Hueso, que están ocultos en todo el mundo, y que harán que manejemos de manera más eficaz y rentable las habilidades sobrenaturales de nuestro personaje. También podemos recoger dinero, que es útil para la compra de equipo especial y mejoras como las trampas, la mejora de la precisión, capacidad de munición, etc. 

El sonido de Dishonored roza la perfección en todas sus facetas, ya sea en su Banda sonora o en su increíble doblaje al castellano. La BSO nos volverá a recordar a los tan mencionados Bioshock o Half Life, con temas orquestales de una gran calidad. Por lo que respecta a su doblaje, de nuevo Bethesda vuelve a dar en los "morros" a la competencia, llevando el doblaje de sus juegos hasta niveles altísimos. 

Dishonored cuenta con un elenco lleno de talentos que incluye a María Jesús Verona (la "Sra. Wolowitz" en la telecomedia "The Big Bang Theory", "Gracie Higginbotham" en la película "Criadas y señoras"), Leopoldo Ballesteros ("Starscream" en la serie de televisión de "Transformers"), Antonio Abenójar (el "general Tulio" en "The Elder Scrolls V: Skyrim"), Jorge García Insúa ("Robert 'Bobby' Munson" en la serie de televisión "Hijos de la anarquía", "Griphook" en "Harry Potter y las Reliquias de la Muerte I y II"), Laura Pastor ("Alex Dunphy" en la serie de televisión "Modern Family", "Hermione Granger" en "Harry Potter y las Reliquias de la Muerte I y II", "Violeta Parr" en "Los Increíbles") y Rosa Vivas ("Harmony Kendall" en la serie de televisión "Buffy Cazavampiros"). Sin duda este apartado es una buena muestra de la calidad que Bethesda inpone a sus juegos. 


Las misiones que iremos completando durante la aventura, se pueden hacer de formas distintas y su duración viene determinada por la manera que tengamos de realizarlas. Por ejemplo en varias misiones tendremos que asesinar a algún sujeto y para ello podremos hacerlo por la vía rápida y sin miramientos, o por contra podremos seguirle para saber más cosas de el y así conseguir que todo parezca un accidente. Estas diferentes maneras de afrontar las misiones y la inclusión de un esquema de niveles semiabierto, alargan la duración del juego que supera con creces las 20 horas, y le dotan de bastante variedad. También tendremos la posibilidad de realizar misiones secundarias que iremos encontrando mientras avanzamos por las principales. Estas misiones secundarias son de lo más variado y van desde encontrar algo para alguien hasta asesinar por encargo. 

Por lo que respecta a los modos de juego, Dishonored tan solo cuenta con descarga de contenido en su modo online. Es decir el juego es de un solo jugador y no cuenta con ningún modo multijugador. Cierto es que podría haberse adaptado de algún modo, ya que la historia y sus diferentes facciones podrían dar pie a ello, pero también es cierto que estos modos en juegos marcadamente individuales como este, no suelen funcionar demasiado bien. 

Por lo tanto todo se basa en la Campaña principal y en la posibilidad de repetir las misiones para intentar mejorar nuestras puntuaciones. Estas puntuaciones se muestran mediante el "Sistema de caos".

Dishonored permite jugar a gusto de cada jugador. Sin embargo, ciertas conductas se reflejan en los logros, el nivel de caos y en las estadísticas que se muestran al completar cada misión. Estas estadísticas se muestran mediante un valor que se calcula en función de las acciones de tu personaje durante la partida. El sistema sigue una mecánica invisible, de modo que solo vemos aparecer el nivel de caos en la pantalla de estadísticas al terminar una misión. Este sistema de caos refleja por ejemplo las muertes y las detecciones que nos han hecho y lo refleja tan bien que incluso nos sorprenderemos con muertes que aparentemente no hemos hecho más que "noquear" al enemigo, pero que tras esconder su cuerpo lo han devorado las ratas por lo que nos lo da como baja propia. El nivel de caos de nuestro personaje cambiará el curso de la historia y producirá otras diferencias a lo largo del juego, como la presencia de un mayor número de enemigos y de ratas, o distintas escenas, conversaciones y elementos del entorno. La regla básica, según Bethesda, es que matar a menos de un 20% de los personajes de una misión debería permitir mantener un nivel de caos reducido. 


Pero el nivel de caos también puede reducirse y la mejor forma es no matar a los personajes enemigos y optar por actuar sigilosamente para evitar el combate al realizar una misión. También lo reduciremos realizando buenas obras como salvar a algunos o siguiendo objetivos no letales y así no sembrar de cuerpos las calles de Dunwall. 

Dishonored es una compleja historia afrontada como una aventura de acción que mezcla elementos de shooters en primera persona, juegos de sigilo y de rol de una manera a la que no estamos acostumbrados. Nos recordará a grandes del género mezclando lo mejor de juegos como Deus Ex, Thief, Half Life o Bioshock. Cada entorno está plagado de caminos no lineales y lugares para explorar y las localizaciones interiores están llenas de posibilidades tanto de entrada como de salida para que actuemos a nuestro antojo. Los poderes de Corvo no son nada que no hayamos visto en otros juegos como Bioshock, pero los sabe hacer suyos gracias a su planteamiento y a las posibilidades que nos otorgan. Sin duda lo mejor con que cuenta es su ambientación, que nos evoca películas como La Ciudad De Los Niños Perdidos o sagas de videojuegos como Half Life. Improvisa e innova para definir un estilo de juego único y particular para cada jugador, mezclando rol, acción y sigilo a partes iguales. Nos da la posibilidad de actuar como un fantasma y resistirnos a la corrupción, o mostrarnos despiadados y dejar un rastro de destrucción a nuestro paso, decidiendo la forma de abordar cada misión, cambiando el resultado e incluyendo varios finales distintos.


En definitiva podemos decir que Dishonored nos ha gustado y mucho. Nos hemos enamorado de su ambientación y de su mezcla de estilos y nos hemos entretenido de lo lindo en nuestra aventura por la industrial Dunwall. Su historia está muy trabajada y la manera de plasmarla en pantalla es todo un acierto. Cuenta con pocos fallos que le resten calidad y con suficientes alicientes y novedades como para no etiquetarlo de "refrito" y darle una oportunidad. Sin duda pasaremos bastante tiempo intentado recuperar nuestro honor para dejar de ser un Dishonored y como decimos con los últimos títulos de Bethesda, esperamos volver en un futuro a su mundo para vivir nuevas aventuras. 


NOS GUSTA: 
-La ambientación y el mundo que han creado. 
-La posibilidad de crear nuestra propia historia. 
-Los poderes, en especial el poder "convertirnos" en ratas. 
-La IA enemiga. 
-La mezcla de estilos.
-El doblaje es de lo mejor que hemos "escuchado"

 NO NOS GUSTA: 
-La ausencia de cualquier tipo de multijugador. 
-En algunos momentos los enemigos están algo "cegatos". 
-El movimiento de cámara es algo brusco en ocasiones. 


Plataforma: Xbox 360, PS3 y PC PVPR: 69´95 Y 49´99 en PC 
Desarrollador: Arkane Studios 
Distribuidor: Bethesda Softworks 
Género: Acción, Primera persona (FPS), Aventura (Ciencia ficción) 
Jugadores: 1
Idioma: Manual: Español, Textos: Español, Voces: Español 
Lanzamiento: 11 de octubre de 2012 
Pegi: +18 


A continuación os dejamos con la serie de tres cortos que os meterán de lleno en el mundo de Dishonored. Estos fascinantes episodios, subtitulados en castellano, narran acontecimientos anteriores del universo de Dishonored y llevan la música de Daniel Licht (Dexter) y la voz en inglés de Chloë Grace Moretz (Kick-Ass: Listo para machacar). 






ultimapantalla net

ultimapantalla / videojuegos / tecnologia / ocio / cine / ilustración / animación / desde 2006.