Pages

Análisis "Special Forces: Team X"



Con poco ruido ha llegado al bazar de xbox live y a Steam de PC un shotter en 3ª persona el cual se basa en un refrito de otros del mismo género, copiando muchos detalles e intentando mejorar algunos otros, pero que por su simplicidad y buén hacer nos ha llamado la atención. Hablamos de Special Forces: Team X, el juego de Microprose, editado por Atari, Inc., y desarrollado por Zombie Studios, creadores de la serie de Blacklight. 

Special Forces: Team X (STX) es un shotter en 3 ª persona de lo más clásico, tipo Call of Duty para que nos entendamos, en el que dos escuadrones de élite de agentes de las fuerzas especiales se enfrentan entre si. STX tiene lugar en el mundo de mañana, que está infestado de conflictos entre los agentes del poder geo-políticos. Un mundo en el que la guerra convencional ha muerto, la diplomacia es una afrenta a la agenda oculta de los objetivos nacionales y la estrategia mundial se realiza mediante el poder militar de manera clandestina. Estas operaciones militares con objetivos políticos consiguen en horas lo que se tardaría años en solucionar bajo diplomacia. 

Estos escuadrones de fuerzas especiales son reclutados por sus gobiernos para ejecutar los objetivos específicos sin pedir explicaciones y contando con que las razones de la operación están envueltas en el máximo secreto. Se les evalúa y contrata a razón de sus capacidades dentro del grupo, poniendo especial énfasis en el trabajo en equipo. 

Hasta aquí nada que no hayamos visto en otros juegos, en películas o en novelas de Tom Clancy, así que no perderemos más tiempo desgranado una historia, que por otro lado, no tiene continuación en una campaña ya que el juego es unicamente multijugador online.





STX cuenta con una amplia variedad de opciones de apariencia para el personajes, al cual también podemos mejorar con distintas habilidades y que se rodea de un buén número de armas con licencia oficial gracias a la compañía Cibergun, de la que hablaremos más adelante. 

STX nos recordará desde el primer momento a Team Fortress, el juego multijugador de Valve, usando un aspecto cellshading y tratándose de un juego únicamente multijugador. 

Entrando en materia, lo primero que nos sorprende siendo un juego arcade, es la cantidad de gente que esta jugando al título practicamente desde su salida y lo fácil que es encontrar partidas. Esto suele ser el handicap con el que se encuentran la mayoría de juegos multijugador en formato descragable y es una razón que ha echado al traste juegos bastante buenos como Nexuiz. En este caso la cantidad de partidas disponibles y jugadores en ellas es bastante alto. 

Lo segundo que nos sorprende es su control, ya que no requerimos ni un minuto para controlar a nuestro personaje de maravilla. Esto se consigue gracias a un control clásico mil veces visto en los shotters bélicos. Los mismos botones que Black Ops y todos los Call Of Duty, sirven para las mismas funciones y eso es un favor bastante de agradecer. Corremos igual, recargamos igual, cambiamos de arma igual y todas las demás acciones se realizan de forma fácil e intuitiva. Para cubrirnos tras algún parapeto, tan solo tenemos que apoyarnos contra el o pulsar un botón, y activar las ayudas es tan sencillo como apretar el gatillo correspondiente. 

Como tercera sorpresa nos encontramos lo bien que se mueve el juego, sin nada de lag teniendo en cuenta que estamos jugando practicamente con el 90 % de jugadores del otro lado del charco. Cada cierto tiempo nos toca sufrir alguna con tirones, pero es bastante menos de lo que esperábamos y de lo que estamos acostumbrados con algunos juego tan minoritarios.




Por último también nos sorprende encontrarnos un acabado gráfico bastante convincente, usando el estilo de dibujos animados como el anteriormente mencionado Team Fortress o el mas reciente Borderlands. Este diseño gráfico no quita `para que se muestren efectos gráficos bastante crudos como cabezas que revientan bajo el fuego enemigo. Es cierto que fuera de la zona de juego los mapas se ven pobres, pero dentro de ellos todo está cargado de detalles, y todo en un juego que no llega a ocupar ni medio Giga. 

 Entrando en su jugabilidad, el juego hace uso del compañerismo como base primordial, premiandonos el avanzar en grupo y las tácticas entre varios compañeros. Esto nos da unos multiplicadores que nos sumaran más puntuación por cada baja obtenida. Así sera común ver a varios soldados moviendose juntos y abatiendo a los enemigos entre dos jugadores. 

Nuestro personaje tiene la capacidad también de cubrirse con las coberturas que encontremos por el escenario, aunque este movimiento nos juega más malas pasadas que buenos momentos y trataremos de utilizarlo lo menos posible. 

La personalizacion del juego es bastante amplia teniendo en cuenta el tipo de juego que es y en el formato en el que aparece. Podemos elegir entre dos personajes, uno de cada facción, y personalizarlos con varias vestimentas y distintos colores. También hay gran cantidad de armas que iremos desbloqueando a medida que subimos de nivel el personaje. Estas son todas reales, no en vano tras el desarrollo de este juego, se encuentra Cibergun, una fabricante de réplicas de armas reales para airsoft, el juego de simulación militar que cada vez cuenta con más adeptos en nuestro país. Cibergun fabrica y distribuye estas réplicas inofensivas de pistolas, fusiles y subfusiles que disparan bolas de pvc biodegradable de 6 mm. La réplicas de Airsoft reproducen fielmente armas de fuego reales de las mejores licencias armamentísticas como Smith & Wesson, COLT , SIG SAUER , DESERT EAGLE y muchas otros entre más de veinte licencias exclusivas.




Volviendo al juego y su jugabilidad, podemos elegir ayudas que nos faciliten el combate. Entre las clásicas como ataques aéreos, se encuentran los perros de ataque y defensa, unos doberman que nos acompañaran si los cogemos defensivos, o que atacaran al primer enemigo que vean si los cogemos de ataque. Estos perros darán algunos momentos de bastante humor que seguramente nos estaría en los planes de los desarrolladores, ya que será común verlos rodear el combate sin mover ni una pata para atacar, aunque también es cierto que a veces nos son bastante útiles. 

Las armas llegan casi a las veinte disponibles y todas pueden acoplarse varios visores y demás artefactos que nos faciliten su uso. Entre ellas las más conocidas como AK-47, AK-104, M-4, Dragunov, M-16, Tavor, etc...así como multitud de granadas y explosivos. Pero también hay hueco para motosierras, que crearán estampas locas viendo a algún compañero correr como un poseso hacia los enemigos gritando "banzaiiiii"!!. 

Ahora vamos a comentaros uno de los mayores aciertos que hemos encontrado en el juego y que es la elección de mapas. A medida que el jugador se une a un servidor entra en la pantalla de votación de mapa. El jugador tiene la oportunidad de dar forma al campo de batalla pudiendo elegir entre tres zonas de combates distintas e intercambiables. Es decir, el mapa se divide en tres zonas unidas, una zona izquierda, una zona central y una zona derecha. Cada una es intercambiable por otras cuatro distintas entre las que se encuentran naves y zonas de combate bastante diferenciadas. Los jugadores eligen sus tres zonas y podemos ver cuales son las más elegidas, tras lo que dicha unión de los tres mapas nos dará el siguiente campo de juego. En total esto nos permite una combinación de más de 100 configuraciones de mapa y el que sea complicado el repetir la misma configuración ya que con que una zona cambie, ya cambia el mapa. Esto que puede parecer difícil de explicar, es bastante sencillo de realizar y nos evita el típico hecho de jugar demasiadas veces en el mismo mapa, cosa muy común en este tipo de juego, y que hace que acabemos hasta los "bowlins" de algunos mapas...como el condenado Yate de Black Ops 2.

El juego viene con todos los menús en castellano y cuenta con un sonido que cumple. Buenas explosiones y diferenciados sonidos de los disparos se une a las voces de los soldados en inglés con frases tan típicas como "Fire in the Hole!!". 

Por lo que respecta a los modos de juego tenemos cinco que son los siguientes: Team Deathmatch, Puntos de Control, Captura la Bandera, Zona Caliente, Matar al VIP. Todos y cada uno de estos modos los hemos visto mil veces y hay poco que explicar de ellos. Todos funcionan bién e invitan a jugar en equipo. 




Resumiendo que es Special Forces: Team X y que nos ha parecido, debemos decir que lo que nos ha dado, nos ha convencido. Creemos que en la época en que nos encontramos, en la que cuesta mucho disponer de 70 euros para poder comprar los últimos juegos de guerra disponibles en el mercado, estamos ante un juego que por mucho menos, nos puede ofrecer horas y horas de juego y entretenimiento bajo un juego de disparos en tercera persona muy peculiar. Dejando por completo la personalización en manos de los jugadores,tanto de los personajes como de los mapas, STX cuenta con un sistema de selección de mapas en tiempo real en el que el campo de batalla se divide en tres zonas y la disposición de cada una la deciden los equipos antes de cada partida. Más de un centenar de combinaciones posibles dan a cada partida un aspecto y un sabor únicos y supone un desafío táctico constante. 

Podemos crear nuestro tirador de élite con su equipamiento perfecto a través de conjuntos de habilidades personalizables y un enorme arsenal de armas, desde lanzacohetes, granadas, ametralladoras hasta armas con licencia exclusiva, como el Kalashnikov, el Famas y la Sig Sauer, pasando incluso por perros de presa que pueden soltarse en combate. Por supuesto que no es un juego perfecto y que no es comparable a los grandes del género, pero teniendo en cuenta lo que cuesta y en el formato que ha salido, estamos ante una de las sorpresas de este comienzo del año. Muchos nos tacharán de locos y de poco entendidos al decir que este juego merece la pena, pero nos conformamos con que le deis una oportunidad, más teniendo la demo gratuita que te permite jugar 45 minutos como si lo tuvieras comprado. 

Cierto es que tiene fallos como las coberturas que nos juegan malas pasadas a veces pegándose a las paredes cuando no queremos, o las granadas que a veces tardan en poder lanzarse, o los citados dobermans que por momentos parecen simples corderos viendo la batalla en primera fila y seguro que alguna cosa más que se nos habrá pasado por alto. Pero insistimos que en estos momentos seguimos jugando tanto o más que en su momento al Black Ops 2 y esto en un juego descargable que no cuesta más de 12 euros es loable. Su mecánica es sencilla, sin liosos menús tipo Medal Of Honor Warfighter y su jugabilidad directa, sin complicados modos ni subidas de nivel engorrosas. Sencillez sin edulcorantes ni campañas publicitarias espectaculares y lo mejor, un juego que da lo que pides a cambio de su precio, algo que en esta generación no es habitual. 


Nos Gusta: 
-La elección de mapa evita el repetir hasta la saciedad el mismo. 
-La personalización del juego tanto en ropas del personaje como en armas y ayudas. 
-Cantidad y variedad de armas y todas bajo licencia oficial. 
-El estilo gráfico cumple y le pega al tipo del juego. 
-Su precio (en comparación al formato físico). 
-Servidores dedicados 24 horas en Pc. 
-Cantidad de jugadores y multitud de partidas disponibles. 

No Nos Gusta: 
-Las coberturas nos dejan vendidos en algún momento, pegándose cuando no queremos. 
-Los perros defensivos son algo "paraditos". 
-Algunos acciones, como el lanzamiento de granadas, tarda en leerlas. 
-Que nos se le de el beneficio de la duda. 
-Que no nos encontremos más jugadores españoles jugando. 


Special Forces: Team X ya está disponible en Xbox LIVE Arcade, para Xbox 360 (1200 Microsoft Points), y en Steam (10,99 €). 

Para celebrar el lanzamiento de STX en el mercado digital, Microprose se ha asociado con Gameservers en una colaboración especial. Gameservers albergará servidores dedicados 24 horas al día a la versión para PC del mismo, disponible en América del Norte, Europa y Australia.

ultimapantalla net

ultimapantalla / videojuegos / tecnologia / ocio / cine / ilustración / animación / desde 2006.